Coches solares ¿el futuro?

Desde hace algún tiempo, se están buscando maneras de conseguir que los coches expulsen el menor número de emisiones posibles con el fin de ayudar a preservar el medio ambiente.

Fue por esa razón que comenzaron a aparecer nuevos modelos de automóviles, como son los coches eléctricos. Sin embargo, a pesar de que son óptimos para conservar el entorno, necesitan una fuente de alimentación para ser recargados (que solemos encontrar en algunas ciudades importantes o gasolineras), y este sistema aún no está demasiado implantado en el mercado.

Otra propuesta ecológica en el sector del motor han sido los coches solares. Es decir, aquellos que absorben la energía solar para convertirla en eléctrica y generar así su movimiento. La idea parece acertada, aunque su autonomía no es muy adecuada. Bien es cierto que en muchas ciudades de nuestro país podrían cargarse fácilmente, pero ¿qué pasaría en países dónde ven la luz del sol pocas horas al día o incluso a la semana?

Un nuevo prototipo muy interesante

coches neumaticos
imagen: solarteameindhoven.nl/stella-lux/

Pues esa y otras preguntas están intentando resolver los ingenieros e investigadores encargados de sacar a la luz este proyecto. Claro ejemplo es el Stella Lux, un prototipo de coche eléctrico que funciona gracias a la energía solar, a través de la mejora de equipamientos que están llevando a cabo estudiantes de la Universidad de Eindhoven (Holanda).

De momento, han conseguido que el coche tenga un peso más ligero (pesa 375 kg de materiales de fibra de carbono y aluminio), que tenga capacidad para llevar cuatro pasajeros, alcance hasta los 1000 km de autonomía e incluso generar más energía de la que consume.

¿Su nueva aventura? Participar en la World Solar Challenge, una carrera de coches solares que se celebra en Australia desde 1987.

¿Estaremos ante el coche del futuro?

¿Te mareas al viajar?

Agosto es el mes de los viajes por excelencia. Para desplazarnos a nuestro lugar de vacaciones, algunos deciden usar transportes públicos como el autobús o el tren. A otros, viajar en avión les resulta más barato y rápido para llegar a sus destinos. Pero si hay un vehículo por antonomasia en las escapadas estivales, ese es el coche, ya sea por comodidad, corta distancia o ahorro económico.

El viajar  puede traer algún problema para algunos pasajeros, como esa sensación tan incómoda en la que empiezas a sentir vértigos, mareos y/o fatiga. Si vamos en coche, el remedio es más fácil, pues podemos parar y dar una vuelta para despejarnos. Pero, ¿qué pasa si vamos en un medio de transporte público?¿Existe alguna manera de evitar esa sensación o menguar los síntomas?

Consejos contra el mareo

mareo neumáticos

  • Pastillas antivertigos. Como para todo, siempre hay un remedio en la medicación. Ya sea medicina natural (herboristería) o química (farmacia), encontramos pastillas que nos salvan de esa incomodidad.   Tomarlas antes del viaje son el mejor remedio, pues una vez que ya se empiezan a sentir los primeros síntomas, es más difícil frenarlos.
  • Escoger bien el asiento. No todos los asientos son recomendados para la gente que se marea en los viajes. Una ubicación que te permita ver las vistas, donde la iluminación y la temperatura del aire acondicionado sean las adecuadas, son las más confortables. Evita los asientos traseros.
  • No fijes la vista. Es recomendable escuchar música, conversar de ciertos temas con el resto de pasajeros (por lo que es conveniente ir acompañado en viajes largos), etc.  Leer libros y revistas o utilizar mucho rato el móvil para navegar por Internet aumentarán tu malestar.
  • Importancia de la conducción. Casi más importante que todo lo demás, en términos de salud y seguridad, es la óptima conducción. La persona que va conduciendo debe hacerlo de forma suave, evitando los frenazos y los cambios bruscos de dirección del volante.

Si sigues estos consejos básicos, tu viaje se hará más placentero. Y, sobre todo, no olvides de disfrutar de tu destino.