La responsabilidad en el mantenimiento de los coches

Los coches con una antigüedad superior a los doce años presentan un mayor riesgo de peligrosidad, y es que un coche no deja de ser una máquina. No siempre es posible comprar un coche nuevo cada ciertos años pero no se debe olvidar que cualquier máquina necesita un mantenimiento regular.

Hoy en día, con la salida al mercado de coches cada vez más modernos, los talleres de coches están más especializados en las tecnologías de control de las que están provistos pero, en todos los casos y modelos de coches, son los propietarios de los mismos quienes deben estar atentos a ellos antes de que se produzca cualquier fallo.

El control del aceite se recomienda cada 5000 kilómetros pero en un coche con más antigüedad no cuesta nada mirarlo de vez en cuando para saber si está en un nivel y unas condiciones aceptables, no lleva más de un minuto. El control del líquido de transmisión es imprescindible para evitar accidentes, del mismo modo que el sistema de frenado debe estar en condiciones durante todo el año, no sólo si se va a salir en un viaje largo.

Cuando se conduce un coche de otras generaciones es importante tener en cuenta que estos no avisan y que el tiempo también les pasa factura por lo que revisarlos periódicamente puede salvar a su conductor de situaciones complicadas o de accidentes. En todos los casos, una vez comprobado que pueda haber algún fallo en el vehículo, se debe acudir a un profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*